embarazo riesgo

¿Cómo llevar un control de embarazo de alto riesgo?

El embarazo es una etapa de enormes cambios para el cuerpo de la mujer, que se prepara para alimentar, desarrollar y dar a luz al bebé.

Aproximadamente el 10% de los embarazos son considerados de alto riesgo, debido a distintas causas que pueden presentarse antes o durante la gestación y después del parto. Si es tu caso, ¿quieres saber cómo llevar un control de embarazo de alto riesgo?

¿Qué causa que mi embarazo se considere de alto riesgo?

Un embarazo de alto riesgo puede deberse a alguna enfermedad crónica de la madre como la diabetes, una alta presión arterial, cáncer, enfermedades de transmisión sexual, entre otras. Conocer tu cuerpo te ayudará a pasar con más tranquilidad por esta etapa y a tomar las medidas necesarias para garantizar tu bienestar y el de tu bebé.

Si tu embarazo es considerado de alto riesgo, deberás llevar un riguroso seguimiento médico y cuidados especiales. Las vitaminas prenatales son de gran importancia, pues te ayudarán a mantenerte fuerte y nutrida durante la gestación.

En las consultas prenatales podrás recibir toda la información necesaria acerca de los medicamentos adecuados. Una correcta supervisión durante esta etapa te evitará mayores riesgos.

Cómo llevar un control de embarazo de alto riesgo: lo que debes evitar

En la etapa de embarazo evita el estrés lo más posible. Busca una actividad que te relaje pero que no implique un ejercicio físico severo. Tanto tú como tu bebé se beneficiarán de una gestación calmada. Reposa lo más que puedas pero sin llegar a ser sedentaria, recuerda que debes mantener un peso adecuado para que tu bebé se desarrolle correctamente.

Es necesario, además, que cuides tu alimentación porque el sobrepeso puede causar diabetes gestacional y un bajo peso significa que tu bebé no recibe los nutrientes que necesita. Aléjate de la bebida y el cigarro, así como de lugares donde estés en contacto con el humo del tabaco, pues pueden causar serias complicaciones médicas en tu bebé.