cabello del bebe

El cabello del bebé: claves de su desarrollo

Algunos niños llegan al mundo ya con hermosos bucles. Otros, sin una pizca de pelo. A muchos también les sale un pelo claro o rubio durante los primeros meses, para sorpresa de la familia.

Es importante saber, sin embargo, que todo esto es provisional.  No hay un código fijo en las cuestiones relacionadas con el cabello de los recién nacidos. El pelo de muchos de los que nacen con él no tiene que ser auténtica cabellera, sino restos del “lanugo”, una capa que cubre todo el cuerpo del niño en el tercer mes del embarazo y que suele perderse antes del parto.

Es por eso que con el paso de las semanas, ese supuesto “pelo” puede ir cayendo sin que represente ningún problema.  Otros pueden conservarlo, mientras que aquellos que nacieron “calvitos” puede comenzar a crecerles el pelo.

Que el pelo sea claro en los primeros momentos tampoco significa que el bebé será rubio. En esta etapa las células del color (melanocitos) aún no están completamente desarrollados, así que el color de los ojos y el pelo de los niños hasta antes de los 7 meses no tiene por qué ser el definitivo.

 

Verdaderos consejos para el pelo

Que el pelo sea lacio o rizado, al principio tampoco es determinante. Muchos padres cometen el error de creer que pueden alterar de algún modo la genética y cambiar el pelo de su bebé si le rapan la cabellera o lo someten a algún tipo de tratamiento. Esto no solo no cambiará nada, sino que puede acarrear daños a la salud del niño.

Lo que sí es recomendable es pasar pequeños pañitos húmedos por el cuero cabelludo del niño, para evitar  que sus poros se infecten.  Si el bebé tiene una cabellera larga, se sugiere también cortársela un poco pues, sobre todo en verano, tanto pelo puede provocarle algún tipo de dermatitis o irritación en la piel.