sexo del bebe

¿Se puede decidir el sexo del bebé a la hora de concebir?

Claro que sí y en estos tiempos es una práctica común entre las parejas jóvenes. Hay muchos métodos para ello, los más científicos rozan el 100% de efectividad y son muy caros, pero otros solo requieren un poco de esfuerzo y buena voluntad.

Para definir el sexo de un bebé durante la concepción, debes saber que hasta ahora la ciencia ha enumerado 3 tipos de formas de embarazo: la natural (que no requiere explicaciones), la inseminación artificial y la fertilización in vitro.

La inseminación artificial tan solo hace llegar los espermatozoides al lugar más cercano de encuentro con el óvulo. La fertilización in vitro extrae varios óvulos y los fecundan previamente, antes de volver a insertarlos como embriones en el útero. Ambas requieren asistencia médica y un buen fondo económico.

En el caso de fertilización in vitro, puede saber el sexo de los embriones antes de que los reinserten y escoger cuales quieres para ti.

Diferencias entre espermatozoides X y Y

Por el contrario, si eliges los otros métodos, debes saber que estos se basan en las diferencias entre espermatozoides masculinos (Y) y femeninos (X). Los primeros son más rápidos, pero de corta vida. En contraparte, los X son lentos, pero de larga duración.

Usando la inseminación artificial, los médicos pueden separar los espermatozoides y decidir cuales utilizar durante la inseminación.

En esta misma teoría se basan muchos de los métodos tradicionales o técnicas caseras, que van desde sugerir determinadas posturas sexuales hasta la dieta que debes tener y la temperatura de los genitales masculinos antes de tener relaciones.

La importancia de conocer el momento de la ovulación

Quizás el factor más importante, donde todos los métodos caseros coinciden, es que si desea definir el sexo del bebé, la mujer debe conocer el momento exacto de su ovulación. Si tienes sexo algunos días antes de ovular, tendrás hembra. Si lo haces el mismo día de la ovulación o un poco antes, tendrás varón… aunque no se puede decir con absoluta certeza.